Cómo enseñar a los niños a cepillarse los dientes

Cómo enseñar a los niños a cepillarse los dientes

Para todos los padres el cepillado de dientes y la higiene bucal es una tarea muy importante que enseñar a sus hijos. Por este motivo, vamos a dedicar un artículo entero a darte los consejos para que enseñes cómo deben cepillarse los dientes tus niños.

Lo que dicen los dentistas

Los dentistas somos los profesionales que dedicamos nuestra actividad no solamente a sanar los dientes y encías enfermos, sino que una de nuestras misiones fundamentales es la educación y prevención de las caries y enfermedades de la boca.

¿Cómo prevenir? Con una adecuada higiene bucodental. Es la clave y es lo que debes transmitir a tus hijos. Pero en ocasiones a los niños les cuesta adquirir los hábitos y, sobre todo, mantenerlos adecuadamente.

Aquí entran nuestros consejos. Atento a cada uno de los pasos e ideas claves que te proponemos. Si logras que tus hijos se cepillen correctamente los dientes todos los días, ¡habrás ganado una gran batalla!

La ​higiene dental

La higiene dental es la base para preservar la salud de la boca, dientes y encías. Por este motivo, desde bien pequeños debes lavarte con ellos los dientes sin que sea un suplicio.

Debes hacer que sea divertido, que se lo pasen bien. Para ello puedes poner música alegre, comprar cepillos bien bonitos con sus personajes preferidos, hacer juegos mientras os cepilláis los dientes e, incluso, contarles cuentos.

Cómo enseñar a los niños a cepillarse los dientes

Si te preguntas cómo enseñar a los niños a cepillarse los dientes​, los siguientes juegos educativos te aconsejamos utilizarlos al principio, cuando tus hijos son pequeños:

– El juego del espejo consiste en que intente mirando al espejo imitar todos tus movimientos al cepillarse, si lo hace bien hay premio pero si no los logra imitar, ¡pierde!.

– El juego de la carrera del tiempo es un juego en el que tiene que lavarse los dientes en un tiempo determinado y no puede tardar menos. Si lo hace pierde. De esta forma se acostumbra a tardar más de un minuto en cada zona de su dentadura.

– El juego de inventar una canción con tu hijo que hable de lavarse los dientes. Introduce todas las partes: coger cepillo, poner la pasta, humedecer, comenzar por el lado derecho. Pueden ser partes de la canción.

Contar cuentos, y usar tecnología

Puedes contarles un cuento en el que se enseñe las pautas de limpieza de los dientes. Con un peluche o unos dientes de juguete (hay dientes de plástico y cepillos grandes) puedes enseñarles cómo se cepillan correctamente los dientes.

Además, existen algunos vídeos en Internet en los que de manera divertida se enseñan las pautas de aseo bucal. Los hay muy amenos, divertidos e incluso en algunos tu hijo puede seguir instrucciones de cómo lavarse los dientes.

Hay juegos interactivos para móvil o tablet que ayudan a los críos a aprender, no solamente la técnica adecuada para lavarse los dientes, sino que, además, son muy divertidos enseñando también cada paso.

Es muy importante que poco a poco el niño se lave los dientes de manera autónoma. Para ello poner carteles en la nevera, su habitación o en el baño recordando esta tarea le será muy útil a la hora de acordarse.

Contar cuentos, y usar tecnología

Cómo enseñar a los niños a cepillarse los dientes

La técnica del cepillado

Para los niños más pequeños hasta los 7 u 8 años la técnica más adecuada es la circular:

 – Dile que junte los dientes de arriba y de abajo.

– Con un cepillo de cerdas finas y suaves debe hacer círculos sobre ellos. Contar el tiempo ayuda. Puedes contar 20 círculos cada dos dientes, recuerda que se deben cepillar también las encías.

– Ayúdale a seguir siempre el mismo orden, de esta manera lo hará automáticamente más adelante. Es crear un hábito. Empieza por un lado de la dentadura para acabar en el contrario y siempre igual.

– Nunca olvides que la cara interna de los dientes también se limpia. Esta les puede costar un poco más pero refuerza su importancia. La zona de masticación de las muelas la deben limpiar de delante hacia detrás.

Más o menos esta técnica dura unos dos minutos. Posteriormente se aconseja un poco más de tiempo pero los niños muy pequeños se cansan pronto así es que es mejor que le cojan gusto a que se aburran y no quieran hacerlo.

¡Que no se te olvide cepillar la lengua! Hazlo tú y tu hijo te imitará, es divertido y hace cosquillitas, así que no lo olvidarán cuando vayan a cepillárselos ellos solos.

Para los niños más mayores de 8 años:

– Ya pueden hacer el movimiento de barrido hacia el exterior del diente desde la encía. Poco a poco deben ir mejorando la técnica para eliminar la placa bacteriana de forma eficaz. Este movimiento se debe hacer también en la cara interior de los dientes.

– Lo ideal es que se realice cada dos dientes y el tiempo estimado es de dos minutos por cada arcada.

– Los molares por la parte superior se cepillan con movimientos de barrido rápido y nunca olvides enseñarle a cepillar las encías y la lengua. Es fundamental para realizar una higiene completa.

Tipos de cepillos y sedas dentales para niños

Para los niños es ideal un cepillo de cerdas suaves porque no les daña en ningún momento y cumple su función.

Puedes enseñarle a pasarse el hilo dental para completar la higiene, al menos, una vez al día, y también a hacerse un enjuague con un colutorio pediátrico de uso diario.

Una opción interesante es que el niño tenga un cepillo eléctrico y que lo use de vez en cuando, o una vez al día, porque así combina su técnica con la efectividad de los eléctricos. Se hace más ameno para ellos.

Pero te aconsejamos que comiences cuanto antes, desde que tu hijo tiene sus primeros dientes, porque así creas hábito. Ten en cuenta que si sus dientes de leche se dañan o enferman también pueden hacerlo los definitivos.

Las revisiones en tu dentista en Palma de Mallorca son fundamentales. Acude con tu hijo al menos una vez al año para revisiones. Pero ven a visitarnos si ves que tiene algún problema o mancha en sus dientes, aunque sean los de leche. Le podemos reforzar tus enseñanzas sobre higiene en la consulta y, además, si acude desde pequeño no tendrá ningún miedo al dentista.

La lectura de este contenido no sustituye la visita a su dentista, por favor acuda a un especialista médico para determinar su caso en particular.