Prótesis dentales removibles, como cuidarlas y mantenerlas

Prótesis dentales removibles, como cuidarlas y mantenerlas

Las prótesis dentales removibles son unas de las soluciones más usadas para sustituir completa o parcialmente la falta de piezas dentales propias.

Como todo lo que es ajeno a nuestro cuerpo, el acostumbrarse a algo extraño que antes no usábamos, conlleva un tiempo de adaptación, que en el caso de las prótesis dentales no suele llevar mas de dos o tres semanas.

Actualmente podemos encontrar prótesis dentales en materiales de máxima calidad, que consiguen adaptarse perfectamente a nuestra boca, consiguiendo magníficos resultados, tanto estéticos como funcionales.

Consejos para los primeros días de uso

Al principio puede encontrarse extraño con su uso, pues como comentábamos, el acostumbrase a llevarlas conlleva un pequeño aprendizaje para sujetar la prótesis con la lengua, el tacto de la misma en la boca, o el simple hecho de masticar.

Lo recomendable, como en cualquier otro proceso de aprendizaje, es practicar. Masticar con ambos lados de la boca, hacerlo lentamente y comenzar con alimentos suaves y blandos cortados en trozos no muy grandes.

Es conveniente evitar los alimentos especialmente pegajosos, como los chicles o caramelos y alimentos demasiado duros o calientes.

Efectos normales que podemos apreciar al usar prótesis por primera vez

Algunas de las sensaciones que experimentaremos y que desaparecerán en pocos días pueden ser:

  • Mordernos levemente la lengua o la cara interna de las mejillas
  • Salivación más pronunciada de lo normal
  • Irritaciones y molestias leves en encías al morder o masticar
  • Problemas al pronunciar determinadas palabras

Recomendaciones para la colocación y retirada de las prótesis

Seguramente las primeras veces nos costara un poco, pero con un poco de practica y después de unos días estos procesos se convierten en una rutina sencilla y sin mayor problema.

En el momento de la colocación, debemos seguir las recomendaciones particulares que te habremos dado para tu tipo de prótesis en concreto, pero por norma general, solo tendremos que introducir la prótesis con los dedos, llevándola a su lugar y colocarla con suavidad hasta que encaje con un leve clic. Nunca debemos forzarla ni utilizar los dientes como palanca para su colocación.

Llegado el momento de retirarla, procederemos al contrario de cómo hicimos para introducirla, presionando y retrayendo simultáneamente, siempre de ambos lados a la ves. Al realizar esta operación de retirada, debemos tener especial cuidado en no arañar partes sensibles de la boca, como las encías, lengua, o paladar.

 

Como cuidar la prótesis para su correcta higiene alargando su duración

Como cuidar la prótesis para su correcta higiene alargando su duración

Es importante tener en cuenta que las prótesis son delicadas y que debemos tratarlas como tal, evitando; caídas al suelo o lavabo, manipularlas con dureza, morderlas o someterlas a torsiones.

  • Para mantenerlas correctamente, te recomendamos los siguientes cuidados:
  • Intenta usarlas todos los días, para que tu boca se acostumbre a ellas, además de evitar así otros problemas como la retracción de las piezas adyacentes.
  • Debemos tratarlas como si de nuestros dientes originales se trataran, cepillándolas y lavándolas después de cada comida, con cepillos y pastas dentales específicas para prótesis, o después de haber ingerido algún alimento especialmente agresivo.
  • Lavar y cepillar también las encías, el paladar, la lengua y partes internas de la boca con un cepillo de cerdas suaves, de esta forma, además de mantener una correcta higiene, fomentas la correcta circulación sanguínea de tu boca.
  • No descuidar las piezas dentales propias, utilizando seda dental, enjuagues bucales, y cepillos interdentales para una higiene correcta entre los dientes.
  • Mantener especial cuidado con las partes metálicas, limpiándolas frotando con cuidado con un paño suave o bastoncillo empapado el alcohol.
  • Después de unas semanas deberías haberte acostumbrado a llevarlas, ponértelas y quitártelas. Aprovecha cuando te la quitas para cepillarte y revisa el interior de tu boca, encías y lengua. Si detectas alguna molestia, llaga o similar consúltalo con el dentista.
  • Si después de un tiempo de uso, la prótesis te sigue molestando, consulta a tu dentista, pues puede que necesite un ajuste.
  • Por último, dale un descanso a tu prótesis al final del día, quítatela y ponla en un vaso de agua para que no se deforme, junto a una pastilla para desinfectar.

Visita a tu dentista regularmente, quien te realizará una exploración y supervisión más exhaustiva de tu prótesis dental y del resto de tu boca.

La lectura de este contenido no sustituye la visita a su dentista, por favor acuda a un especialista médico para determinar su caso en particular.