¿Cual es la función de la saliva en la boca?

¿Cual es la función de la saliva en la boca?

La saliva es un líquido que se produce en las glándulas salivales de la boca y que tiene múltiples funciones para la salud bucal y general. La saliva está compuesta principalmente por agua, pero también contiene electrolitos, enzimas, proteínas, inmunoglobulinas y otros compuestos que le confieren propiedades beneficiosas.

Funciones más importantes de la saliva en nuestra boca:

– Limpieza

La saliva ayuda a eliminar los restos de comida que se quedan en los dientes y en otras zonas de la cavidad bucal, evitando que se acumulen y fermenten. De esta manera, se previene la formación de placa bacteriana, que es la principal causa de caries, gingivitis y otras enfermedades periodontales.

– Protección

La saliva actúa como una barrera natural contra las bacterias, los virus y los hongos que pueden causar infecciones o alteraciones en la boca. Además, la saliva contiene sustancias antibacterianas, como la lisozima, la lactoferrina y la peroxidasa, que inhiben el crecimiento de los microorganismos patógenos. La saliva también regula el pH bucal, manteniéndolo ligeramente ácido, lo que impide que los ácidos producidos por las bacterias dañen el esmalte dental.

– Digestión

La saliva facilita la masticación y la deglución de los alimentos, formando un bolo alimenticio que se desliza fácilmente por el esófago. Además, la saliva contiene la enzima amilasa, que inicia la descomposición de los almidones en azúcares más simples, lo que es el primer paso del proceso digestivo. La saliva también protege la garganta y el esófago de posibles irritaciones o lesiones causadas por los alimentos.

– Degustación

La saliva permite que las moléculas de los alimentos se disuelvan y se pongan en contacto con las papilas gustativas, que son las responsables de percibir los diferentes sabores. La saliva también mejora el sabor de las comidas, ya que contiene sustancias que potencian el dulzor, el umami y el salado.

– Cicatrización

La saliva tiene un efecto cicatrizante, que favorece la curación de las heridas, las llagas o las aftas que puedan aparecer en la boca. La saliva estimula la formación de tejido nuevo y la vascularización de la zona afectada, además de prevenir la infección y la inflamación.

– Diagnóstico

La saliva puede ser utilizada como una muestra biológica para detectar la presencia de ciertas enfermedades, como la diabetes, el cáncer oral, el VIH, la hepatitis o la mononucleosis. La saliva contiene biomarcadores que reflejan el estado de salud del organismo y que pueden ser analizados mediante pruebas rápidas, sencillas y no invasivas.

Como se puede apreciar, la saliva es un elemento esencial para el cuidado de la boca y del cuerpo en general. Por eso, es importante mantener una buena producción y calidad de saliva.

La saliva puede ser utilizada como una muestra biológica para detectar la presencia de ciertas enfermedades

La saliva puede ser utilizada como una muestra biológica para detectar la presencia de ciertas enfermedades

Factores que disminuyen la producción de saliva

– La edad

Con el paso de los años, las glándulas salivales sufren cambios estructurales y funcionales que pueden reducir el flujo y la composición de la saliva. Además, las personas mayores suelen tomar más medicamentos y padecer más enfermedades que afectan a la salivación.

– El sexo

Las mujeres tienen un menor flujo salival que los hombres, debido a las fluctuaciones hormonales que experimentan a lo largo de su vida, especialmente en el embarazo y la menopausia.

– El número de dientes

La presencia de dientes estimula la secreción salival, por lo que las personas que han perdido piezas dentales o que usan prótesis removibles tienen una menor producción de saliva.

– El peso corporal

Las personas con obesidad o con bajo peso tienen un menor flujo salival que las personas con un peso normal, debido a alteraciones en el metabolismo y en la hidratación.

– El momento del día

La salivación es mayor durante el día que durante la noche, y alcanza su máximo nivel después de las comidas, cuando hay una mayor estimulación por los alimentos.

– La estimulación

La saliva se produce en respuesta a estímulos químicos, mecánicos y psicológicos. Los alimentos ácidos, dulces o picantes, el cepillado dental, el chicle o el caramelo sin azúcar, y las emociones positivas como la alegría o el placer aumentan la salivación. Por el contrario, los alimentos secos, amargos o salados, la falta de higiene oral, el estrés o la ansiedad disminuyen la salivación.

– Los medicamentos

Muchos fármacos tienen un efecto xerostómico, es decir, que disminuyen la secreción salival. Entre ellos se encuentran los antidepresivos, los antihistamínicos, los antihipertensivos, los diuréticos, los anticolinérgicos y los analgésicos.

– Las enfermedades

Algunas patologías sistémicas pueden afectar a las glándulas salivales o a los nervios que las controlan, provocando una disminución o un aumento de la salivación. Entre ellas se encuentran la diabetes, la artritis, el síndrome de Sjögren, el VIH, la anorexia, la bulimia, la depresión, la ansiedad y el Parkinson.

– La radioterapia

Las personas que reciben radiación en la zona de la cabeza y el cuello por un cáncer pueden sufrir daños irreversibles en las glándulas salivales, lo que conlleva una disminución severa y permanente de la saliva.

Saliva. Los medicamentos disminuyen la producción de saliva

Saliva. Los medicamentos disminuyen la producción de saliva

La saliva es un líquido esencial para la salud oral y general, por lo que es importante cuidarla y mantenerla en un nivel óptimo

Factores que aumentan la producción de saliva

El aumento de la producción de saliva se conoce como sialorrea o hipersalivación. Se trata de una secreción excesiva de saliva que puede causar molestias como babeo, dificultad para hablar, comer y dormir, y problemas sociales y psicológicos. La sialorrea puede tener varias causas, entre las que se encuentran:

– El embarazo

Durante el primer trimestre del embarazo, es frecuente que las mujeres experimenten un aumento de la producción de saliva, debido a los cambios hormonales, las náuseas y los vómitos.

– Las enfermedades bucales

Algunas enfermedades que afectan a la boca pueden estimular la producción de saliva, como las caries, las gingivitis, las infecciones, las alergias, los traumatismos o los cuerpos extraños.

– Las enfermedades neurológicas

Algunas enfermedades que afectan al sistema nervioso pueden alterar el control de la producción y la deglución de la saliva, como la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple, la parálisis cerebral o el ictus.

– Los medicamentos

Algunos fármacos pueden tener como efecto secundario el aumento de la producción de saliva, especialmente los que se usan para tratar trastornos psiquiátricos, como la esquizofrenia o el trastorno bipolar.

– La intoxicación

Algunas sustancias tóxicas pueden provocar una estimulación de las glándulas salivales, como el mercurio, el plomo, el arsénico, los pesticidas o algunos venenos de animales.

La sialorrea puede tener consecuencias negativas para la salud oral, como la irritación de la piel, las úlceras labiales, la deshidratación, la desnutrición, la aspiración pulmonar y la infección.

La alteración de la salivación puede tener consecuencias negativas para la salud oral y general, tales como:

– Sequedad y ardor en la boca

Sequedad y ardor en la boca, que dificultan el habla, la masticación y la deglución, y que pueden causar mal aliento, alteración del gusto y heridas en la mucosa.

– Aumento del riesgo de caries

Aumento del riesgo de caries, erosión y sensibilidad dental, debido a la menor protección y remineralización de los tejidos dentarios por la saliva.

– Aumento del riesgo de gingivitis

Aumento del riesgo de gingivitis, periodontitis y candidiasis oral, debido al desequilibrio de la flora bacteriana y fúngica por la falta de saliva.

– Aumento del riesgo de infecciones

Aumento del riesgo de infecciones y úlceras en la boca, debido a la menor capacidad inmunológica de la saliva.

– Aumento del riesgo de problemas digestivos

Aumento del riesgo de problemas digestivos, como reflujo, gastritis o úlceras, debido a la menor participación de la saliva en la digestión y la absorción de nutrientes.

Recomendaciones para tener una buena calidad de salivación

Para mantener una buena calidad de salivación, es importante seguir una serie de recomendaciones, tanto para prevenir como para tratar la xerostomía y la sialorrea. Algunas de estas recomendaciones son:

– Mantener una buena higiene bucal

Cepillar los dientes al menos dos veces al día, usar hilo dental y enjuague bucal, y visitar al dentista regularmente puede ayudar a prevenir y tratar las enfermedades bucales que pueden afectar a la producción de saliva.

– Beber suficiente agua

Beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día puede ayudar a mantener la boca hidratada y a favorecer la producción de saliva. También se puede chupar hielo o caramelos sin azúcar para estimular el flujo salival.

– Evitar los alimentos y bebidas que alteran la saliva

Algunos alimentos y bebidas pueden disminuir o aumentar la producción de saliva, por lo que es conveniente evitarlos o moderar su consumo. Entre ellos se encuentran los alimentos ácidos, picantes, salados, secos o dulces, y las bebidas alcohólicas, carbonatadas, con cafeína o con azúcar.

– Usar productos específicos para la saliva

Existen productos que pueden ayudar a mejorar la calidad de la saliva, como los sustitutos salivales, los estimulantes salivales, los humectantes bucales o los geles protectores. Estos productos se pueden adquirir en farmacias o parafarmacias, y se deben usar siguiendo las indicaciones del fabricante o del profesional sanitario.

– Consultar con el médico o el dentista

Si se padece xerostomía o sialorrea, es importante consultar con el médico o el dentista para determinar la causa y el tratamiento adecuado. En algunos casos, se puede modificar la dosis o el tipo de medicación que se está tomando, o se puede recurrir a tratamientos más específicos, como la cirugía, la radioterapia o la toxina botulínica.

Saliva. Beber agua suficiente ayuda a tener una buena calidad de salivación

Saliva. Beber agua suficiente ayuda a tener una buena calidad de salivación

Recomendaciones de nuestra clínica

La saliva es un líquido esencial para la salud oral y general, por lo que es importante cuidarla y mantenerla en un nivel óptimo. Si quieres cuidar tu salud bucal y disfrutar de los beneficios de la saliva, te invitamos a visitar nuestra clínica dental, donde encontrarás un equipo de profesionales cualificados y experimentados, que te ofrecerán una atención personalizada y de calidad.

Compártelo

¿Te ha sido útil nuestra información? ¡Compártela en tus redes sociales!

La lectura de este contenido no sustituye la visita a su dentista, por favor acuda a un especialista médico para determinar su caso en particular.

Dr. Ruslan Caula

Dr. Ruslan Caula

 

Visítanos y comprueba la calidad de los servicios de nuestra clínica dental dirigida por el Dr. Ruslan Caula, colegiado n.° 892, con especialidad en estomatología y con estudios en La Habana, Cuba (1995) y en la Universidad Europa de Madrid (2009). Visite nuestra clínica y disfrute de una atención cálida y personalizada.

 

 

 

 


Si desea ponerse en contacto con nosotros puede hacerlo a través de nuestra web o llamando al teléfono:

Tel. 971 244 600

Mov. 636 562 588