El irrigador dental o bucal, como usarlo y sus ventajas.

El irrigador dental o bucal, como usarlo y sus ventajas.

¿En que zonas podemos aplicar el irrigador dental o bucal?

Para una correcta higiene bucodental, debemos tener en cuenta las siguientes partes de la boca a la que le debemos de prestar nuestra máxima atención.

  • Las encías.
  • La lengua.
  • La zona interdental.
  • Las piezas dentales.
  • Limpieza de retenedores de ortodoncia, implantes dentales, coronas, puentes, etc.

Ventajas y beneficios del irrigador bucal o dental según la zona:

las encías

En la edad adulta lo más normal es perder piezas dentales por enfermedades gingivales, más que por la caries, por eso con el solo cepillado de los dientes no tenemos suficiente.

Las encías recubren y protegen el hueso que soporta los dientes, por lo que su correcta limpieza mediante un cepillado suave es fundamental para mantener y prevenir estas enfermedades. Para la limpieza de las encías, el irrigador dental es un excelente aliado, pues con una presión del agua suave, podemos además de masajear las encías, limpiar en zonas donde el cepillo no tiene o tiene un muy difícil acceso.

La lengua

El cepillado de la lengua, debería ser un hábito para todos, a la hora del cepillado diario, pues es indispensable para conseguir una correcta higiene bucodental, pero la realidad es bien distinta, y normalmente no se le presta la atención que se merece.

El irrigador dental suele venir provisto de un sencillo accesorio para la limpieza de la lengua, o se puede adquirir a parte. Este accesorio utiliza el agua a presión para realizar un barrido tanto de la lengua como del paladar, que facilita mucho esta tarea.

Ver nuestro post “Cepillarse la lengua, un habito indispensable”.

La zona interdental

Tradicionalmente, para la correcta higiene de nuestra boca, y más concretamente de la zona interdental, se usa el hilo de seda dental, o las púas interdentales. La limpieza de esta zona de difícil acceso es de vital importancia, pues con solo el cepillado no es suficiente para una buena higiene interdental.

De nuevo, el irrigador dental se convierte en una magnifica herramienta de limpieza, pues consigue llegar a puntos donde no llegan los otros métodos, eliminando casi el 100% de la placa causante del sarro y las enfermedades gingivales.

Limpieza de retenedores de ortodoncia, implantes dentales, coronas, puentes, etc.

La correcta limpieza de retenedores de ortodoncia, implantes dentales, coronas, puentes, etc. suele ser complicada si queremos tener buenos resultados.

El irrigador bucal dispone de características especialmente diseñadas para la correcta limpieza de estos elementos, mediante agua a presión y los accesorios adecuados, esta tarea es infinitamente más sencilla y ofrece los mejores resultados para nuestra higiene dental.

 

El procedimiento correcto para una higiene bucodental ideal.

Para obtener una higiene bucodental perfecta, deberemos seguir los siguientes pasos.

  • Cepillado de los dientes y encías con la pasta y cepillo más adecuado a nuestro caso.
  • Limpieza de la lengua y paladar con el cepillo de dientes, raspador lingual o irrigador dental.
  • Limpieza interdental suave con seda dental.
  • Limpieza interdental y entre las encías y los dientes, implantes, coronas, ortodoncia, etc.

Como utilizar el irrigador bucal.

  • Seleccionar un nivel bajo de presión al comenzar a usarlo por primera vez, y subirlo poco a poco hasta que nos acostumbremos y estemos cómodos con la presión del agua.
  • Dirigir el chorro en un ángulo de 90 grados hacia sus encías, buscando acceder al espacio entre las encías y el diente.
  • No poner en marcha el irrigador hasta que la boquilla esté en la boca, evitaremos dirigir de esta manera el chorro hacia los ojos u otras partes de la cara, y ensuciar de agua la estancia.
  • Cerrar levemente los labios para evitar salpicarse, pero dejar espacio suficiente para permitir que el agua fluya con libertad de la boca al lavabo.
  • Inclinarse hacia el lavabo, y mantener el brazo en ángulo perpendicular al torso.
  • Regular la presión en función de sus necesidades.
  • Interrumpir flujo de agua o apagar el aparato antes de sacar la boquilla.
  • Tirar el agua o líquido sobrante y dejar el depósito vacío.

Aconsejamos secar el irrigador y vaso contenedor de líquidos una ver hallamos terminado, con un papel absorbente o un paño de algodón que no suelten pelusa.

Beneficios y ventajas del uso de los irrigadores bucales o dentales.

Recordemos brevemente los beneficios y ventajas del uso del irrigador dental o bucal más importantes, como por ejemplo:

  • Higiene bucodental: Limpieza eficaz de zonas de difícil acceso como, retenedores de ortodoncia, implantes dentales, coronas, puentes, etc.
  • Encías: Previene enfermedades gingivales gracias a que limpia el espacio libre entre la línea de la encía y el diente. Disminuye el sangrado delas encías al masajearlas suavemente, contribuyendo a aumentar la circulación sanguínea en ellas.
  • Halitosis o mal aliento: La correcta combinación de la limpieza dental y de la lengua, mediante el cepillo y el irrigador, mejora sustancialmente este problema.
  • La placa dental y sarro: El irrigador al ser capaz de acceder a todas las zonas de la cavidad bucodental, consigue reducir su acumulación drásticamente.
  • Caries: Al reducir la placa dental, sobre todo en la zona interdental, disminuye significativamente el riesgo de caries.

Según un estudio de la Universidad De Navarra, el uso del irrigador bucal o dental, es un 93% más eficaz que el cepillado y uso de la seda dental, por lo que con la combinación de ambos métodos, conseguimos la máxima efectividad en la lucha contra la placa.

Recordar siempre, que las visitas periódicas a nuestro dentista son la mejor manera de prevenir y controlar nuestra salud bucodental.

Si quieres adquirir un irrigador bucal, contacta con nosotros, disponemos del irrigador bucal de la prestigiosa marca Waterpik, al precio de 125 €. Ver a vernos a nuestra clínica dental y adquiere tu irrigador bucal Waterpik, te enseñaremos su uso y mantenimiento.

La lectura de este contenido no sustituye la visita a su dentista, por favor acuda a un especialista médico para determinar su caso en particular.