Evitar las caries en niños

Evitar las caries en niños

Hoy os enseñaremos algunos consejos para evitar caries en niños.

Las caries en niños suele ser el problema más frecuente en las visitas al dentista

Las caries dentarias son erosiones en el esmalte de los dientes, una infección provocada por bacterias que están presentes de manera natural en nuestra boca. Las caries se han convertido en la enfermedad infantil más frecuente.

Pueden aparecer desde el mismo momento de la aparición de los primeros dientes, y por ello es tan importante una correcta higiene bucal preventiva. Se recomienda también visitar al dentista antes del primer año para realizar un adecuado seguimiento.

¿Por qué aparecen las caries?

Las caries suelen aparecer cuando se dan a la vez una serie de circunstancias, sobre todo la ingesta de dulces constantemente, una incorrecta higiene bucal, y la existencia de las bacterias antes mencionadas que producen un ácido que corroe el esmalte.

Evitar las caries en niños

Evitar las caries en niños. Un exceso de dulces puede provocar caries fácilmente.

Si una caries no se trata a tiempo, puede atraversar el esmalte y accede al interior del diente, afectando la parte blanda y provocando molestias y posibles complicaciones futuras. En niños pequeños puede afectar a la dentición primaria (dientes de leche) o a la permanente (definitivos). Creer que una caries en los dientes de leche no tiene importancia es una gran equivocación, pues puede provocar problemas en el crecimiento del diente final.

¿Cómo se previenen?

Lo primero que se debe hacer para evitarlas es no abusar de dulces, refrescos y bollería con azúcares, ya que se convierten en ácido después de ingerirlos. Es muy recomendable una dieta variada en la que no se abuse de ningún alimento en concreto, al mismo tiempo que se incorporan alimentos “duros” que se tengan que masticar, como el caso de las manzanas.

Además de la alimentación, es imprescindible una higiene bucal adecuada, lavándose los dientes después de cada comida. En niños menores de un año será suficiente utilizar una gasa humedecida y limpiar los dientes y las encías. A partir de los dos años ya pueden empezarse a utilizar cepillos de dientes pequeños y suaves, de manera muy cuidadosa, después de cada comida.

En niños muy pequeños los adultos podrían llegar a trasmitirles los microbios causantes de las caries, con costumbres como limpiar los chupetes que caen al suelo con su propia saliva o besar a sus hijos en la boca, con lo cual sería conveniente reducir al máximo esas costumbres para evitarlo.

La lectura de este contenido no sustituye la visita a su dentista, por favor acuda a un especialista médico para determinar su caso en particular.