¿Qué es y en qué casos se utiliza la cirugía maxilofacial?

¿Qué es y en qué casos se utiliza la cirugía maxilofacial?

Existen determinados problemas relacionados con la salud bucodental que necesitan un tratamiento más drástico. Es en ese momento cuando entra en juego la cirugía oral y maxilofacial. ¿De qué trata este tipo de cirugía? La cirugía maxilofacial es aquella rama de la odontología que se ocupa de aquellas enfermedades bucodentales que solo pueden ser tratadas mediante una intervención quirúrgica.

Así pues, la cirugía maxilofacial, que recibe también el nombre de cirugía ortognática. Es aquella especialidad de la medicina que se ocupa de estudiar, prevenir, diagnosticar, tratar y rehabilitar todas las estructuras propias de la anatomía de nuestra cara, nuestro cráneo, nuestra cabeza y nuestro cuello.

¿Qué tipo de enfermedades se tratan con cirugía maxilofacial?

Principalmente, lesiones y defectos existentes en la boca, los maxilares y la cara. Se trata de intervenciones complejas, como pueden ser la reconstrucción de algunas partes del maxilar, la extirpación de quistes o tumores o cualquier otra malformación tanto estética como funcional. Las causas de estas dolencias pueden ser muy diversas, desde factores congénitos hasta accidentes o malformaciones.

No, ya que el dentista es aquel experto que se ocupa de todo lo relacionado con los dientes, las encías, su correcta posición y funcionamiento y la salud bucodental de todos los elementos que forman parte de nuestra función masticatoria. Sin embargo, el cirujano maxilofacial es un experto que, pese a tratar las mismas zonas que un odontólogo, lleva a cabo intervenciones mucho más complejas, desde extracciones dentales complicadas hasta injertos de hueso o colocación de implantes dentales.

Así pues, el cirujano maxilofacial es un médico especialista en la cirugía de la boca. Su conocimiento abarca tanto formación dental como quirúrgica en las zonas de cabeza y cuello, pero también contempla el ámbito oncológico y de cirugía reconstructiva. Este experto no solo trata problemas estéticos, sino también con patologías que afectan a la correcta funcionalidad de todos los elementos propios de la función masticatoria y respiratoria.

En este sentido, en nuestra clínica de Palma de Mallorca contamos con los mejores expertos de cirugía maxilofacial, pues somos conscientes de la importante trascendencia de tratar este tipo de dolencias desde la más alta profesionalidad.

¿Cuándo puede ser necesaria la cirugía ortognática?

Hay que realizar la cirugía maxilofacial cuando existen determinados problemas funcionales o estéticos causados por una deformidad en la estructura ósea de la cara. A causa de ellos, los dientes presentan una posición incorrecta, que se puede corregir mediante un tratamiento de ortodoncia. Sin embargo, en los casos en los que la mala colocación de los dientes impide que la mandíbula encaje correctamente o cuando el tamaño de las piezas dentales está descompensado, un simple tratamiento corrector no podrá solucionar el problema. De esta manera, la principal función de la cirugía ortognática es lograr esa buena oclusión (que todos los elementos se sitúen correctamente y de forma compensada), para que eso se traduzca en que la boca cumpla perfectamente su función y sea armónica, estéticamente.

¿Qué es y en qué casos se utiliza la cirugía maxilofacial?

¿Qué es y en qué casos se utiliza la cirugía maxilofacial?

¿Qué fases podemos diferenciar en una cirugía maxilofacial?

Este tipo de tratamientos quirúrgicos dentales presenta cuatro fases perfectamente diferenciadas: un estudio y una planificación iniciales, un proceso de ortodoncia, la intervención quirúrgica y, finalmente, la etapa de postoperatorio.

En primer lugar, debido a la complejidad de este tipo de tratamientos, lo más importante es un buen diagnóstico fruto de un estudio pormenorizado de cada caso concreto. En este análisis tan profundo, debe existir una colaboración conjunta del cirujano y del ortodoncista. Ambos deberán trabajar codo con codo para que todo el proceso sea un éxito. Así pues, el primer paso será un análisis facial del paciente a través de radiografías y un estudio tridimensional. También se estudiarán los modelos a utilizar y cuál es la opción más adecuada para tratar los tejidos de la persona afectada.

En segundo lugar, al paciente se le aplica un tratamiento correctivo, para mejora la posición de los dientes a través de una ortodoncia. Esta fase del proceso es importantísima e inevitable y servirá de base para la intervención quirúrgica posterior. ¿Por qué la ortodoncia es previa a la operación? En el esquema de curación de este tipo de irregularidades tan complejas, la ortodoncia juega un papel esencial en la curación, dado que supone eliminar las descompensaciones existentes entre los dientes y dotar al cirujano de una base sólida sobre la que trabajar para corregir las descompensaciones esqueléticas. Esto no significa que, con posterioridad a la operación, no sea necesario un tratamiento corrector. Puede ocurrir que, una vez superada esa fase, la oclusión obtenida (esto es, la colocación de los dientes durante el proceso de morder) no sea satisfactoria y resulte necesario modificarla posteriormente.

El siguiente paso es la operación del paciente. Es el momento de modificar la estructura ósea facial, en la que se dota a nuestra cara de los elementos que le faltan o se corrigen los ya existentes. La intervención se realiza siempre bajo anestesia y en ella se utilizan los materiales más adecuados para la salud del paciente.

Finalmente, como ocurre siempre que nos sometemos a una intervención quirúrgica, debemos pasar por un proceso en el que se controla la inflamación de la zona tratada. Además, es necesario examinar la adaptación de los materiales utilizados a la fisionomía propia del paciente, para evitar rechazos y asegurarnos el éxito del tratamiento.

Por último, es necesario hacer hincapié en que toda esta evolución requiere un mantenimiento a muy largo plazo. Por eso, es tan importante realizar un estudio previo muy pormenorizado de cada caso concreto y las condiciones físicas del paciente, planear todos los pasos a seguir y adoptar todas las medidas de contención necesarias para asegurarnos de que todo sale bien.

¿En qué casos no es posible realizar una cirugía maxilofacial?

No siempre es posible someterse a un tratamiento que implique una operación ortognática. Por ejemplo, si estás embarazada o crees que puedes estarlo, es importante que se lo comuniques a tu cirujano antes de cualquier intervención. Del mismo modo, otras patologías del propio paciente, como pueden ser los problemas cardíacos, pueden desaconsejar e incluso impedir un tratamiento de estas características.

La lectura de este contenido no sustituye la visita a su dentista, por favor acuda a un especialista médico para determinar su caso en particular.